Las muertes prematuras

29 de Marzo de 2014
La velocidad de vértigo a la que se suceden los soportes virtuales donde se cuelgan los textos hace que muchos de ellos mueran jóvenes. No hay más que ver la actividad de los antes famosos blogs. Este mismo está ahora casi muerto porque estoy más volcado en comunicar y leer en páginas de Facebook, twitter, o wasap, que uso casi a diario. La duda que se me plantea es si el cambio de soporte influye en el contenido. A bote pronto se me antoja que sí porque los textos son cada vez más cortos, las reflexiones más breves y los análisis, casi han desaparecido.

 

Magnificar la anécdota para tapar lo fundamental

23 de Enero de 2014

Caro Juan José Benítez, tu comentario me da pie a una reflexión sobre la violencia como forma de protesta. Lejos de mi intención justificar los métodos violentos para conseguir fines sociales. Lo que me interesa es conocer el origen de esa violencia para intentar prevenirla. Cuando las personas se sienten injustamente perjudicadas, oprimidas, perseguidas o indignadas se dispara la agresividad como válvula de escape. No hace falta irse muy lejos en el espacio y en el tiempo: basta mirar lo que ahora ocurre en Kiev, Ucrania, o lo que ha ocurrido en Gamonal, Burgos. Lo fundamental es que no hierva la olla ciudadana consecuencia de lo que hay, oye y ve. Para que ello no ocurra los poderes públicos no pueden basar su estrategia en desatender el interés de la ciudadanía, y cuando ésta se expresa en la calle intentar silenciarla con represión. Yendo más a lo concreto de mi texto de Facebook y tu comentario, lo que critico es la distinta vara de medir del café party para hablar de una protesta ciudadana y sus causas, frente a las derivas de grupúsculos violentos. Si se magnifica lo minoritario y rechazable, pero se oculta lo verdaderamente importante de un movimiento ciudadano, estamos manipulando. Si se desacredita la protesta de la ciudadanía tildando de agresivos terroristas a los participantes, sin dar voz a quienes masiva y pacíficamente salen a la calle a expresar su malestar, estamos manipulando. Si llevamos a la exageración sensacionalista la ruptura de un cristal y callamos los testimonios sensatos de quienes se limitan a expresar serenamente su indignación, estamos manipulando. Es verdad que nos preocupan nuestras posesiones, caro Juan José. No hay más que ver el mimo con que tratamos nuestros coches; pero vayamos a caer en el error de primar las cosas sobre las personas. Para mí es más importante, donde va a parar, la pérdida del ojo de una manifestante que la ruptura de la luna de mi querido vehículo. Para mí es menos grave la ruptura del cristal de una entidad bancaria que arrebatar la casa a una familia que carece de dinero para pagar una hipoteca. Si lo noticioso, si los grandes titulares, si la magnificación informativa es que se ha roto la luna de un cajero y ocultamos las razones de la indignación, estamos manipulando.

Los bulos y el Periodismo

28 de Octubre de 2013

Hace unos días circuló por las redes sociales una falsa noticia: habían matado a un hombre en la feria de San Lucas de Jaén. Hasta tal punto se difundió que, a pesar de haber sido desmentida por la policía, la subdelegación del Gobierno y los medios de comunicación, hay quienes creen aún que es verdad, según me comentaba ayer mismo un colega. ¿Qué hacer ante un bulo que se expande como una mancha de aceite por Twitter, Facebook o Whatsapp?, pues lo mismo que cuando se difunde un rumor en el pueblo… recurrir a las fuentes fidedignas para saber la verdad, cosa que rara vez hacen los usuarios de las redes y sí los periodistas. Es nuestro trabajo, ahí radica parte de la función social del Periodismo, parte de nuestra credibilidad y, por ende, de nuestro futuro. Varias veces me ha pasado que, ante la insistencia de un rumor y aún siendo muy escéptico en darle crédito, me he visto obligado a contrastar el bulo para cerciorarme de que era una noticia falsa: trátese de una banda de matones, tráfico de órganos en los bajos de un negocio chino, o una muerte que no fue tal. La aparición de la panoplia difusora: Twitter, Facebook, Whatsapp Youtube, blogs…, tiene sus riesgos. Todo sirve para lanzar mensajes, y está bien que así sea siempre que el recibidor tenga capacidad de separar el grano de la paja. El peligro es que las redes sociales también son la mejor vía para difundir ideas sin reparar en la veracidad y calidad del mensaje lanzado. Lo mismo valen para un bulo que para un estudio científico. Las teorías dudosas reciben la misma atención que las hipótesis contrastadas. Lo colgado en Internet es fácil y masivamente consumido, de propagación rápida y de encaje perfecto en la simpleza mental, lejos de la reflexión y la rigurosidad. Nuestra mente prefiere argumentos sencillos e impactantes a sesudos análisis. Todo ello contribuye a aumentar peligrosamente la emisión de información sesgada. Contra ello debemos inmunizarnos con el Periodismo responsable y honesto. A menudo digo a mis hijas que no crean todo lo que llega a su móvil, que hay que pararse a pensar sobre qué se dice y quién lo dice, que hay que hacerse preguntas y no tragarse sin más cuanto le digan. La desinformación siempre ha sido la mejor herramienta de los poderes para dominar. Como en las redes es más popular cualquier  chismorreo de 140 caracteres que un análisis serio, conviene elegir bien a quienes seguimos en Twitter. He conseguido que mis hijas a veces me pregunten sobre determinada información difundida para saber si es verdad, y cuando les informo me creen, es mi mejor triunfo como periodista. No me interesa tanto la popularidad por salir en la tele como el crédito que me conceden quienes valoran lo que les cuento de la mejor manera que puedo y sé. Es mi bagaje y mi mejor currículum tras un cuarto de siglo de Periodismo.

Peligro de intoxicación (I)

10 de Octubre de 2013

Los altoparlantes arrabaleros

Sabemos que el paro es el principal drama de los periodistas, mas permítaseme abundar en otro mal que nos aqueja y contribuye a que aquél se agrave: el descrédito.
Se han incrementando los medios de comunicación tendenciosos y la tendenciosidad en los medios de comunicación. Algunos están ideologizados hasta la médula, sin interés ni intención de contar noticias si estas no tienen una evidente carga ideológica acorde con su línea editorial, llámese Bárcenas o Eres. Las noticias están hasta tal punto influenciadas por las ideologías que se mezcla sin pudor información y opinión. Este desatino, que deja ver su patita en noticiarios e informaciones escritas, tiene su máxima expresión en las tertulias televisivas y radiofónicas. El viejo aforismo de “no dejes que la realidad te estropee un buen titular” muda en “no dejes que la realidad cuestione tus opiniones”, para ello los hay que no tienen reparo en adaptar la realidad a su acomodo ideológico, y si hace falta se niega la evidencia.  En esos saraos sentenciosos, quienes se llaman periodistas deberían denominarse predicadores o mejor telepredicadores que es lo que realmente son. Quienes opinan que la solución es desconectar el aparato no tienen en cuenta el daño que tales personajes hacen al periodismo y a su credibilidad. Caminamos hacia el descrédito por la nefasta presencia de dogmáticos, cuando no fanáticos, tertulianos que proliferan como las setas en otoño. Son tipos que aparcan el análisis sobre lo que pasa para primar el vocerío sobre lo que les gustaría que pasara. Añoro análisis serenos de quienes saben y tienen algo que decir, que han sido sustituidos por bullas arrabaleras de quienes ni saben, ni tienen nada que aportar.

Entradilla distinta

15 de Septiembre de 2013

Debate generado en una cabina de montaje de Canal Sur. La entradilla empieza con un movimiento de cámara que va desde el nombre de la empresa a la puerta donde aparece  el redactor en plano general. Tres de los contertulios consideran que es un plano inadecuado para un informativo, el redactor se pierde en la imagen, no tiene presencia, hay que rotularlo en los pies… Inconvenientes. La otra versión: era la única forma de que se supiera que el redactor estaba en el lugar al que hacía referencia la noticia y además conviene emitir de vez en cuando planos distintos, que no siempre la entradilla consista en el busto parlante, sin información en el plano en el que aparece el redactor.

Podéis ver el motivo de la polémica en el minuto 4:40 del enlace:

http://alacarta.canalsur.es/television/programa/csn-jaen/183

De cruceros y repeticiones

8 de Septiembre de 2013

Como ya he escrito otras veces no es fácil contar una noticia que sea interesante y que interese. Este fin de semana ha llamado mi atención la información sobre los cruceros que llegan a Cádiz, firmada por José Luis Sánchez Hachero. Me ha parecido ver el enfoque más original de las noticias del informativo, con un ritmo ágil, totales cortos que aportaban dinamismo y que se complementaban. Me ha gustado. También me ha parecido bien contada la noticia sobre los emigrantes que parten para Francia, de mi compañera Reyes López. Lo que sigue sin convencerme es la repetición en las noticias de la noche, de la mayoría de las que se emiten el medio día. Resulta un informativo demasiado calcado y poco novedoso. Es que se vuelven a emitir, tal como en la primera edición, varias informaciones de las que ni tan siquiera se cambia el paso de locutor. No me gusta.

Arriesgar para innovar

2 de Septiembre de 2013

Al abordar una información pretendo dar un enfoque original y novedoso, naturalmente la mayoría de las veces no lo consigo, pero intentarlo me parece plausible. En la noticia sobre el balance de las operaciones especiales de tráfico, se me ha ocurrido incorporar imágenes de archivo con la presencia en cámara de mis compañeros cuando cubrieron informaciones de tráfico. Me ha surgido la incertidumbre de si sería una metedura de pata, si daría lugar a equívocos, y así se lo he planteado al montador. A pesar de las dudas he incorporado esas imágenes.  He optado por creer que conviene más arriesgar buscando mejorar que quedarse en la rutina de hacer lo mismo de siempre. Es sólo una anécdota, pero sirva para reflexionar si no será más interesante  la apuesta arriesgada que el estancamiento.

El lenguaje

28 de Julio de 2013

En los medios audiovisuales la elaboración de una noticia es un trabajo en equipo que necesita de la aportación profesional de operadores de cámara o sonido, montadores, realizadores, productores… En la parte que corresponde a los redactores podemos, y debemos, mejorar en cómo contamos la información. Tenemos la obligación de hacer un buen uso del lenguaje y me sorprende el poco interés en dejarnos aconsejar y corregir en ese aspecto. No se trata de desdeñar al que cometa un error, sino de contribuir a que mejoremos y no volvamos a equivocarnos. Hubo un intento, tiempo ha, en Canal Sur Jaén de supervisar  la forma en que contábamos las noticias. Pareció una experiencia enriquecedora, pero aquello murió al poco de nacer. Considero muy minusvalorado en los medios de comunicación procurar escribir y hablar correctamente. Llamadme latoso, pero quienes me conocen saben de mi afán por intentar huir de frases manidas, de proscribir tópicos e incorrecciones que se repiten hasta el hartazgo: acto de presencia, balance positivo… A la mejora de los profesionales de Canal Sur Informativos quiere contribuir esta página. De verdad que nace con la mejor intención.

Mejorar la calidad

26 de Julio de 2013

Cualquier empresa que se precie cuida la calidad de sus productos antes de que llegue al consumidor, incluso después tiene en cuenta las sugerencias de éste con el ánimo de mejorar. Si detecta un posible error hasta son capaces de reconocerlo y decirlo a sus clientes, ahí están los casos de revisiones de algunas marcas de vehículos cuando creen que algo no va bien en algunos de los coches ya vendidos. Siempre ha llamado mi atención la dejadez en el control de la calidad de nuestros textos, imágenes, sonidos o rótulos. Más de un disgusto ha dado esa falta de control antes de la emisión. Y no siempre vale la excusa de las prisas por llegar. Hasta corriendo como una bala, Iniesta es capaz de hacer regates y controles admirables. No quiere esto decir que todos seamos unos “iniestas”, de la información, pero sí que podríamos intentarlo.

Escuchemos a la ciudadanía y contémoslo

15 de Julio de 2013

No conviene enrocarse en recurrentes temas sin dar el protagonismo necesario a la ciudadanía, saber lo que piensa, atender a lo que se cuece en la calle. Hay que escuchar a la sociedad y contar lo que oímos. RTVA es el medio de comunicación más potente de Andalucía, pero debemos actualizarnos para ser competitivos ante quienes hacen cualquier cosa por llevarse la parte del león del mercado publicitario. Vistas y comprobadas las ofensivas contra nuestro trabajo diario no podemos quedarnos en un inmovilismo obsoleto frente al dinamismo de otros medios de comunicación que apuestan por la modernización en todos los sentidos. Decía el economista Paul Krugman, en su terreno aplicable al nuestro, que optar por el ni se puede ni se debe hacer nada es resignarse al gran desdén.